Ventajas y Desventajas del Crédito Comercial

El crédito comercial es una de las formas de financiamiento más directas y espontáneas a favor de la empresa. Se constituye en una manera de obtener “dinero fresco”, sin necesidad de garantes, contratos o cualquier cosa que ligue a la empresa legalmente.

El crédito comercial es una de las formas de financiamiento más directas y espontáneas a favor de la empresa. Se constituye en una manera de obtener “dinero fresco”, sin necesidad de garantes, contratos o cualquier cosa que ligue a la empresa legalmente; sólo es necesario contar con un historial crediticio limpio, una determinada cantidad de tiempo en el negocio y cumplir con ciertas condiciones de exhibición, promoción y mínimos de compra con relación al producto comercial ofrecido por el proveedor y que es objeto del crédito. Por medio de este sistema la empresa obtiene liquidez inmediata, “trabaja” formalmente con el dinero de terceros y obtiene ventas y ganancias con las cuales al final del periodo de vencimiento cancelará lo prestado; por lo tanto es muy beneficioso para la compañía.

Sin embargo las ventajas evidentes que proporciona este sistema de financiación al corto plazo, deben evaluarse comparando el uso del crédito contra el empleo del descuento por pronto pago, que por lo general se obtiene con las compras al contado. Por otro lado se debe considerar el costo de oportunidad que representa el otorgamiento de este crédito por parte del proveedor y las posibles situaciones que se pudieran dar en caso el comprador dejara de pagar en el periodo de vencimiento establecido, lo que se relaciona con el deterioro de la reputación de pago y el posible aumento del precio de venta por parte del proveedor.

Cuando la compañía emplea el crédito comercial, este le representa un costo derivado de la posible pérdida de dinero adicional generado por no utilizar el descuento por pronto pago. Esta operación financiera, que se relaciona con la pérdida de la oportunidad de emplear el descuento por pronto pago, conlleva a que esta evalúe cual es más conveniente para sus intereses. Asimismo existe un costo inherente al crédito mercantil que puede recaer en el proveedor, el comprador o ambos; en el caso del proveedor, sin embargo, este puede traspasar el costo al comprador mediante un aumento en el precio. Ello dependerá por supuesto de las condiciones del mercado y la demanda del producto.


Vamos a visualizar mejor lo que significa la pérdida del descuento por pronto pago a cambio del empleo del crédito comercial, y que mejor manera de emplear un ejemplo. Supongamos que lo anterior le sucede a una empresa, pero que las condiciones iniciales de la venta han sido “2/10 neto 30”, lo que significa que si pagaba antes de los 10 días tenía un descuento por pronto pago del 2%, si no emplea el descuento la compañía tendrá fondos extra por 20 días adicionales. Consideremos una factura de 100 Euros, según lo anterior tendría 98 Euros adicionales por 20 días con un costo de 2 Euros, si esto lo trasladamos a la fórmula de interés por préstamo significa que por 98 Euros le cobran a la empresa un interés de 2 Euros, resolviendo sería: 2 = 98 x X% x (20/360), por tanto el porcentaje de interés es el siguiente X% = (2/98) x (360/20) = 36.7% mensual.

Lo anterior sólo nos lleva a deducir que el aparente “buen crédito comercial” es una forma cara de financiamiento, si es que la empresa ha recibido la opción de obtener un descuento por pronto pago. Ello significa que en estos casos debemos elegir el descuento, sólo si la empresa no contará con liquidez deberá inclinarse por el crédito. De ahí que podemos deducir una fórmula aceptada para determinar el costo anual por intereses aproximados (CAPI) de no tomar un descuento por pronto pago:

CAPI = % descuento/100 – % descuento) x 360/(fecha de pago-periodo de descuento).

Esta formula nos permite observar que el costo del crédito disminuye a medida que aumenta el periodo neto de pago, por lo que es más conveniente tomar crédito comerciales con un periodo lo más extenso posible, si que es que nos ofrecen descuento; así minimizaremos el efecto de la pérdida.

Como hemos enunciado, el crédito comercial ofrece múltiples ventajas para la empresa; de esta manera se convierte en un sistema de financiamiento a corto plazo que permite disponer fácilmente de fondos a la vez que se constituye en una forma flexible de financiamiento por medio de la cual la empresa no debe entregar garantías ni presentar garantes para obtenerlo. Con su uso se evita contraer compromisos contractuales, por ello no es necesario negociar con el proveedor, ya que se genera en forma automática. Sin embargo el crédito comercial puede presentar ciertas restricciones, como por ejemplo limitaciones acerca del monto de crédito derivadas del volumen, pero elimina el escollo de la negociación. Asimismo existe la ventaja que permite que el proveedor pueda soportar uno o dos pagos atrasados sin que nosotros perdamos el crédito, situación que no se observa por ejemplo en un crédito bancario.

Otras fuentes de financiamiento a corto plazo.

A parte del empleo del crédito comercial, existen formas de financiamiento espontáneo inherentes a la actividad de la empresa y que no tienen relación con el trato de proveedores. Las cuentas de gastos acumulados representan otra fuente de financiamiento espontáneo a corto plazo, de las cuales las más comunes son las retenciones a salarios e impuestos. Estas acumulaciones suelen aumentar de acuerdo al nivel de la empresa y a la cantidad de operaciones que esta conlleva. Las acumulaciones son financiamiento sin costo, por ejemplo las retenciones de impuestos que tienen un vencimiento a 30 días, se pueden utilizar durante ese tiempo sin que el estado le cobre nada a la empresa, pero sin embargo debe tenerse en cuenta que el gobierno exigirá el pago y cobrará intereses por encima del periodo de vencimiento. Lo mismo sucede con los sueldos o los salarios, los cuales pueden ser semanales, quincenales o mensuales, ellos representan financiamiento espontáneo, ya que la empresa obtiene el producto del esfuerzo del trabajador en forma inmediata y este espera que le paguen en el momento que corresponda según haya contratado con la empresa. A diferencia de los impuestos, puede extenderse el pago de salarios sin un costo aparente de intereses, pero si aplica un costo relacionado con la moral y eficiencia de los trabajadores.