Ratios Financieros: Midiendo a la Empresa desde Adentro

Los ratios financieros nos permiten medir el resultado económico de la empresa y también pueden emplearse como una base para la previsión. Por otro lado, estos índices y su evolución en el tiempo son la radiografía que nos permite decidir acerca de la posibilidad de invertir en las acciones de una compañía.

ratios.JPG

Preveer se compone de dos cosas: conocimiento previo lo que implica bases históricas y proyecciones a futuro mediante métodos estadísticos, matemáticos o probabilisticos; la previsión es una de las funciones financieras fundamentales en el movimiento diario de las empresa, para obtener un resultado razonable se debe tener en cuenta sus fortalezas y debilidades; ello permitirá asumir con más efectividad y acarreado menores pérdidas las condiciones que se presentarán a futuro.

En cuanto a la previsión financiera su naturaleza es exponer las ventajas y aplicaciones del análisis de los estados financieros; para ello los ratios o índices nos ayudan a obtener valores útiles que interpretados correctamente pueden mostrar una radiografía del presente y mediante métodos de proyección presentar una visión de futuro. Estos índices utilizan en su análisis dos estados financieros importantes: el Balance General y el Estado de Ganancias y Pérdidas, en ambos Estados Financieros principales están registrados los movimientos económicos y financieros de la empresa y son preparados con el fin de evaluar la capacidad de la compañía para generar flujos de efectivo positivos a partir de la recopilación de los datos contables históricos derivados de los hechos económicos.

Hablando matemáticamente, un ratio es una razón, lo que significa una relación entre dos números (numerador y denominador); representa un índice que resulta de relacionar dos cuentas del Balance o del Estado de Resultados. Para los Gerentes o Directores de empresas un ratio proporciona información que permite orientar sus inversiones y ajustar determinadas áreas de la empresa; por ejemplo, el ratio de rotación de existencias, ayuda a determinar si la empresa esta gestionando adecuadamente el manejo de sus mercaderías. Por otro lado estos índices también son útiles para el inversor, ya que le ayudan a tomar decisiones acertadas en cuanto a que valores de tal o cual empresa adquirir.

Estos ratios están agrupados en cuatro grupos de acuerdo a su aplicación; el primero de ellos se relaciona con los Indices de liquidez, los cuales evalúan la capacidad de la empresa para atender sus compromisos de corto plazo; es decir, el dinero en efectivo de que dispone, para cancelar las deudas. Estos ratios verifican no solo la administración del efectivo que se encuentra líquido sino también la administración de aquellas cuentas que pueden convertirse rápidamente en efectivo; se relacionan directamente con la administración del Capital de Trabajo, la liquidez y el crédito. Son principalmente cuatro los ratios que se encuentran en esta categoría: ratio de liquidez general, ratio prueba ácida, ratio prueba defensiva y ratio capital de trabajo.


El segundo grupo esta relacionado con los Indices de Gestión o actividad, los cuales permiten medir el empleo del activo y comparan la cifra de ventas con el activo total, el inmovilizado material, el activo circulante o elementos que los integren. Estos ratios miden la efectividad y eficiencia de la gestión, en la administración del capital de trabajo, asimismo nos muestran los resultados de las decisiones y políticas tomadas por la administración de la empresa, las cuales están relacionadas con el manejo de efectivo u otros fondos. Su análisis permite determinar como se gestionó la compañía en relación al manejo de sus cobranzas, ventas al crédito, al contado, inventarios y ventas totales. Estos índices nos llevan a la comparación entre los valores de ventas y los activos necesarios para sustentarlas, considerando que existe un valor de equilibrio que permite manejas adecuadamente ambas cuentas contables. Asimismo expresan la rapidez con que las cuentas por cobrar o los inventarios se convierten en efectivo, siendo en este caso un complemento de los ratios de liquidez porque nos llevan a determinar el período de tiempo que una cuenta como el inventario, por ejemplo, pueda convertirse en dinero líquido. Por otro lado la capacidad que tiene la gerencia para generar fondos internos también es controlada por medio de estos índices, al administrar en forma adecuada los recursos invertidos en activos. Los siguientes índices se encuentran en esta categoría: ratio rotación de cuentas por cobrar, rotación de inventarios, periodo promedio de pago a proveedores, rotación de caja bancos, rotación de activos totales y rotación del activo fijo.

Como tercer punto tenemos los Indices de Solvencia, Endeudamiento o Apalancamiento, los cuales relacionan los recursos de la empresa con los compromisos asumidos por la misma. Estos ratios nos presentan el respaldo que posee la empresa frente a sus deudas totales, por lo cual podemos determinar la independencia financiera de la compañía con respecto a sus acreedores combinando las deudas de corto y largo plazo. Para la entidad financiera que evalúa la empresa, lo que necesita es implementar un estándar de medición que permita medir el endeudamiento, determinando con ello un alto o bajo porcentaje. El analista debe tener claro que el endeudamiento es un problema de flujo de efectivo y que el riesgo de endeudarse consiste en la habilidad que tenga o no la administración de la empresa para generar los fondos necesarios y suficientes para pagar las deudas a medida que se van venciendo. Los ratios agrupados dentro de esta categoría son: estructura del capital o ratio deuda patrimonio, índice de endeudamiento, ratio de cobertura de gastos financieros y ratio de cobertura para gastos fijos.

Por último es necesario mencionar el cuarto grupo relacionado con los Indices de Rentabilidad, los cuales evalúan la capacidad de la empresa para generar rentabilidad económica y financiera. Estos índices miden la capacidad de generación de utilidad por parte de la empresa. Tienen por objetivo apreciar el resultado neto obtenido a partir de ciertas decisiones y políticas en la administración de los fondos de la empresa. Evalúan los resultados económicos de la actividad empresarial. Este tipo de ratios de medición expresan entre otras cosas el rendimiento de la empresa en relación con sus ventas, activos o capital; para la compañía es importante tener en cuenta estos valores, ya que son el medio de subsistencia de la empresa y relacionan directamente la capacidad de generar fondos en operaciones de corto plazo. Indicadores negativos expresan la etapa de descapitalización que la empresa está atravesando y que afectará toda su estructura al exigir mayores costos financieros o un mayor esfuerzo de los dueños, para mantener el negocio. Dentro de este grupo se encuentran los siguientes ratios: índice de rendimiento sobre el patrimonio, ratio de rendimiento sobre la inversión, índice de la utilidad del activo, ratio de utilidad sobre ventas, ratio de utilidad por acción, índice del margen bruto e índice del margen neto.