Políticas de Dividendos

La política de dividendos en la emrpesa debe estar necesariamente respaldada por un verdadero plan de acción, ya que pueden o no afectar el valor de las acciones en el mercado bursátil dependiendo de la apreciación de los accionistas externos.

Para toda empresa la razón fundamental de su existir es impulsar el máximo beneficio para el inversor y a su vez el bienestar económico y social mediante una adecuada inversión del capital a aquellas inversiones que arrojen el máximo rendimiento, o dicho de otra manera a aquellos proyectos que arrojen un VAN positivo. Para ello las compañías requieren de recursos financieros, ya sea para desarrollar sus funciones actuales o ampliarlas, así como dar inicio de nuevos proyectos que impliquen inversión. Cualquiera que sea el caso, estos recursos se conocen como fuentes de financiamiento, una de ellas es por medio del financiamiento externo, participando de los beneficios del Mercado de Valores, para ello y tal como hemos comentado en un post anterior, se deben tomar en cuenta algunas consideraciones para el acceso; asimismo el vender acciones implica que para que aquellas sigan siendo atractivas para los compradores, debe repartirse ganancias entre los accionistas y dividendos entre los inversores; así sea un Euro, esto motivará y dará confianza al inversor.

Debemos considerar que un dividendo es una utilidad que se pagan a los socios como retribución de su inversión, para ello hay que considerar la fecha de declaración en la cual la asamblea de accionistas declara el dividendo, la fecha de registro, la cual define el periodo de antigüedad de los accionistas para reclamar dividendos y la fecha de pagos, en la cual se entregan los cheques.

El pago de dividendos en efectivo a los poseedores de acciones de la empresa es decidido por la junta directiva, esto es muy diferente de la rentabilidad del accionista común que adquiere sus acciones en el mercado bursátil, es por ello que comúnmente vemos acciones de alguna empresa como del tipo A o B o acciones comúnes y acciones de trabajo. Los directores suelen realizar juntas trimestrales o semestrales a fin de evaluar el desempeño financiero de la empresa durante el período anterior, así como obtener una perspectiva de cuantos y en que forma habrán de pagarse los dividendos.

El repartir dividendos no es tarea fácil, para ello la empresa deberá establecer una política de dividendos, el cual es un plan de acción que deberá seguirse siempre que se decida en torno a la distribución de dividendos; la idea de este tipo de política es maximizar el beneficio de los propietarios de la empresa y proporcionar suficiente financiamiento externo mediante la motivación del inversor.

Tipos de Dividendos.

Los dividendos se calculan a partir de la razón de pago, la cual calcula el monto dividiendo el dividendo en efectivo por acción de la empresa entre sus utilidades por acción, indica el porcentaje por unidad monetaria percibida que se distribuye a los accionistas en forma de dividendos. Uno de los inconvenientes de esta política es que si las utilidades de la compañía decaen, o si ocurre una pérdida en un periodo dado, los dividendos pueden resultar bajos o incluso nulos. Un dividendo en acciones es el pago de dividendos en forma de acciones a los propietarios existentes. Las empresas recurren a menudo a este tipo de dividendo como una forma de reemplazo o adición de los dividendos en efectivo. Aunque los dividendos en acciones no tienen un valor real, los acciones pueden concebirlos como algo de valor que les ha sido proporcionados y que antes no tenían.


El cálculo anterior debe estar enmarcado dentro de la política de dividendos regulares de la empresa y se basa en el pago de un dividendo fijo en cada periodo. Esta política proporciona a los accionistas información generalmente positiva, indicando que la empresa se desempeña correctamente, con lo que se reduce al mínimo toda incertidumbre, aunque en realidad el accionista que recibe un dividendo en acciones no recibe en realidad nada de valor. Sin embargo las divisiones de acciones tienen un efecto sobre el precio de las acciones de una empresa similar al de los dividendos en acciones. La división de acciones es un método comúnmente empleado para reducir el precio de mercado de las acciones de la empresa mediante el incremento en el número de acciones detentadas por cada accionista. Las empresas suelen creer que el precio de sus acciones es demasiado alto, y que una reducción en el precio de mercado hará más dinámicas las transacciones. Algunas empresas establecen una política de dividendos regulares bajos y adicionales, con la que pagan un dividendo regular bajo, complementado con un dividendo adicional, cuando as utilidades lo justifican.

Factores que Influyen en las Políticas de Dividendo:

Existen algunos factores a considerar cuando de aplicar una política de dividendos se trata uno de ellos está relacionado con las “restricciones legales”, que implican también problemas contractuales y restricciones internas, el asunto es que en muchos países se prohíben a las empresas el pago de cuales quiera parte del capital legal en formas de dividendos, tal capital legal se mide por el valor contable de las acciones comunes; asimismo la capacidad de la empresa para distribuir dividendos se ve a menudo restringida por la cantidad de efectivo en exceso disponible, el cual por lo general es escaso.

Otros factores son las “restricciones internas”, las cuales guardan una estrecha relación con las perspectivas de crecimiento de la empresa, al cual siempre requerirá recursos financieros para sus proyectos de expansión o para la adquisición de activos nuevos; por lo general los propietarios de la empresa establecen una política de dividendos con el primer objetivo enfocado a maximizar el beneficio de los propietarios; sin embargo debemos considerar que el beneficio de los propietarios de una empresa se refleja en el precio de mercado de las acciones, se deberá conocer la probabilidad de respuesta del mercado respecto de ciertos tipos de políticas al formular una política de dividendo adecuada.

Por último debo señalar que la razón fundamental para la estabilidad de las políticas de dividendos se corresponde a la razón financiera, la cual garantiza a la organización la previsión de los recursos monetarios requeridos para el optimo desempeño de sus actividades.