¿Qué es un bono del estado?

El Bono es un título de deuda, de renta fija o variable, emitido con el fin fundamental de permitir a los emisores obtener fondos directamente de los mercados financieros a cambio de lo cual el emisor se compromete a devolver el capital principal junto con los intereses.

El Bono es un título de deuda, de renta fija o variable, emitido por un Estado, gobierno regional, municipio o por una empresa industrial, comercial o de servicios, una institución supranacional (Banco Mundial, Banco Europeo de Inversiones); tienen el objetivo fundamental de permitir a los emisores obtener fondos directamente de los mercados financieros a cambio de lo cual el emisor se compromete a devolver el capital principal junto con los intereses.

Al ser emitidos los bonos a favor de un inversor, generan para este un derecho contractual a recibir un tipo de interés prefijado, además del valor nominal (valor del capital invertido) al vencimiento del título el cual puede variar de acuerdo al país que lo emite (bonos soberanos) o su naturaleza (privados).

Al denominarlos como valores de renta fija es sólo por que realizan pagos contractualmente acordados, sin embargo esto no significa que la rentabilidad siempre sea positiva y fija, también se pueden esperar desviaciones respecto a las expectativas de rendimiento del inversor incluyendo posibles pérdidas.

Características de los bonos.

Los bonos son títulos que pagan un interés periódico denominado cupón, con plazos mayores a un año, donde el nominal se representa con el 100% (valor facial), el cual generalmente se paga al vencimiento final del bono. El cupón es el pago periódico realizado al inversionista entre la fecha de emisión y de vencimiento y se emplean para el cálculo tasas nominales a no ser que se especifique claramente que son efectivas, y siempre se expresan en términos anuales.

El precio conforma el valor pactado del bono en el mercado que puede ser del tipo moneda o de cotización (%). La Tasa cupón es el valor del cupón dividido entre el nominal (en porcentaje %), siendo el vencimiento la fecha específica en la cual se paga el valor facial o nominal, esto implica un rendimiento al vencimiento, el cual es la tasa requerida sobre un bono en el mercado.

Los bonos son instrumentos de riesgo medio muy por debajo de las acciones, los fondos mutuos RV y los fondos mutuos mixtos y por encima de los fondos mutuos, depósitos a plazo y ahorros, sin embargo implican una serie de riesgos basados principalmente en el riesgo de los tipos de interés que se relaciona con la volatilidad del precio; el riesgo del poder adquisitivo, en caso de que la la inflación sea alta; un riesgo financiero ó riesgo de crédito, que aparece cuando existe la posibilidad de incumplimiento del emisor de las cuotas o del nominal; un riesgo de liquidez, que se origina cuando un bono pierde valor de negociación lo que implica que debamos desprendernos de el a un precio razonable; un riesgo de Rescate, el cual se relacionado con la posibilidad de cancelación del bono antes de la fecha de vencimiento que origina una disminución de los probables flujos esperados y caída de la rentabilidad y de hecho del costo para el emisor.

Los bonos pueden ser de varios tipos, por ejemplo atendiendo a su estructura encontramos los bonos Bullet (Bullet payment), que pagan su principal a la fecha de vencimiento, por lo cual principal no se amortiza; por su parte los bonos Cupón Cero, constituyen un tipo especial de bono, no paga cupones hasta su vencimiento, por ello la rentabilidad para el inversor está entre el precio de adquisición y el valor nominal de reembolso, constituyéndose en bonos de rendimiento implícito; los bonos de amortización o de vencimientos escalonados, son aquellos que pagan el valor nominal según un programa definido (por ejemplo los Bonos Brady).

Existen asu vez bonos corporativos que son emitidos por empresas, estos se establecen a través de un contrato de bonos que no es más que un documento legal que establece en términos precisos las promesas hechas por el emisor del bono y los derechos del tenedor del mismo, pueden ser por ejemplo los bonos de primera hipoteca, por los cuales el propietario del bono tienen el primer derecho sobre todos los activos especificados en la hipoteca, los bonos sin garantía real que son utilizados por empresas de gran solidez financiera , los que no tienen bonos hipotecarios y los bonos sin garantía real subordinados que son considerados como patrimonio del banco, no se encuentran sujetos a encaje, por lo que si el banco quiebra se tratan como si fueran acciones.

Para la fijación del precio de los bonos se consideran tres variables básicas que afectan la respuesta de un bono a un cambio en la tasa de interés del mercado, la primera es el vencimiento del bono, la segunda la tasa de cupón y la tercera el nivel de la (ti) al momento del cambio en la (ti). Un primer principio señala que “el precio de los bonos se mueve en forma inversa a las tasas de interés”, esto significa que el precio de un bono es igual al valor actual de todos los flujos futuros provenientes del bono descontados a una tasa denominada rendimiento al vencimiento “r”; sin embargo esto no es suficiente para determinar el precio de un bono, debemos considerar el principio que señala que “mientras más lejos se encuentre el vencimiento de un bono, más sensible es su precio a un cambio en las tasas de interés, si los demás factores se mantienen constantes”, lo que implica que si las expectativas del inversor son de tomar menor riesgo entonces se sugieren bonos de corto vencimiento, ahora si se espera que las tasas se reduzcan entonces se sugiere tomar bonos a mayor plazo en vista que un mayor vencimiento implica un mayor incremento.

Otro principio importante para determinar el precio de un bono señala que “cuanto más baja sea la tasa del cupón entonces más sensible será el precio del bono a un cambio en el tipo de interés del mercado”, lo que determina que los bonos con cupones más altos tienen una recuperación del capital más temprana a través de esos flujos; por último debemos señalar que algo muy importante a considerar en la determinación del precio es que la sensibilidad del precio de un bono aumenta con el vencimiento, pero a una tasa decreciente.