Estados Unidos baja los tipos de interés

La Reserva Federal de los Estados Unidos ha tomado una decisión bastante polémica al disminuir los tipos de interés al 0% y al 0’25%. Esta medida puede evidenciar cierta debilidad en la economía estadounidense, cada vez más azotada por la calificación de Standard and Poor’s, que rebajó la deuda pública a una doble A. Sin duda, estamos ante un momento crítico en la Bolsa, que el día 9 de agosto abrió con pérdidas cercanas a la del crash 2008.

El crecimiento económico está siendo menor de lo esperado. Esto, viendo los índices de la Bolsa en los últimos meses, parece una obviedad, pero no lo es. Tras la crisis iniciada en 2008, muchos analistas vieron posibilidades de salir del bache, sin embargo, en la situación actual, las esperanzas se van esfumando. De hecho, muchos expertos afirman que la crisis se puede convertir en una característica estructural del sistema capitalista. Es decir, esto ya no da para más. Se acabó la flexibilidad de los mercados. Demos la bienvenida a una crisis sin fin.

Reserva Federal de los Estados Unidos

El pasado día 10 de agosto el diario El País publicó una noticia en la que se afirmaba que Estados Unidos “mantendrá los tipos muy bajos hasta 2013 ante el riesgo de una nueva recesión”. La alarma está activada. El crash del 2008 se puede volver a repetir. Y es que el martes 9 de agosto la Bolsa abrió con pérdidas, recordando los malos tiempos que ha pasado la economía en los últimos años. Como principal conclusión de la medida tomada por la Reserva Federal de los Estados Unidos podemos decir que la economía seguirá en un estado de debilidad al menos dos años más. Con decir que los tipos se situarán entre el 0% y el 0’25% se explica todo.

El banco central de los Estados Unidos ha tomado, de esta manera, una decisión sin precedentes. Hay que tener en cuenta que los tipos de interés son un buen medidor de la salud económica de un país, por eso es todavía más relevante la medida de la Reserva Federal. Según explica Sandro Pozzi en el diario El País, “con la decisión que tomó ayer la Reserva Federal, Estados Unidos entra en una nueva dinámica en el ámbito de la política monetaria”.

Muchas veces se aumentan los tipos de interés para despejar cualquier duda de debilidad política. Así, al menos, hizo el Banco Central Europeo en junio de 2008 cuando entró en recesión. Por aquel entonces, todavía no había estallado la crisis, pero desde la Eurozona se quiso desmentir cualquier atisbo de derrumbe económico. Por eso se subieron los tipos de interés del 4% al 4’25%. En este sentido, cobra más importancia la medida adoptada por la Reserva Federal, ya que esta decisión única sienta un precedente y evidencia la debilidad de la economía estadounidense, azotada recientemente por la rebaja de la deuda pública por parte de la agencia de calificación Standard and Poor’s.

Foto: Thummungus