Definición de escudo fiscal

Según el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), “el escudo fiscal es la estrategia para reducir los impuestos mediante desgravaciones fiscales”. Esta definición de escudo fiscal no debe confundirse con el término “paraíso fiscal”, ya que éste hace referencia a un territorio con una baja (o nula) tributación

Según el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), “el escudo fiscal es la estrategia para reducir los impuestos mediante desgravaciones fiscales”. Esta definición de escudo fiscal no debe confundirse con el término “paraíso fiscal”, ya que éste hace referencia a un territorio con una baja (o nula) tributación. Queda más claro si acudimos a otras fuentes. Tal y como podemos comprobar en la página web www.iberfinanzas.com, la definición de escudo fiscal es la siguiente: “Es la propiedad asociada a aquellos gastos que disminuyen los impuestos a pagar”. Un ejemplo puesto por IESE es “el pago de los intereses de la deuda es un gasto desgravable, endeudarse puede servir de escudo fiscal”.

Definición de escudo fiscal

En 2005 se publicó un interesante artículo sobre este tema titulado “The Value of Tax Shields Depends Only on the Net Increases of Debt” (“El valor de los escudos fiscales depende únicamente de los aumentos netos de la deuda”). En él, su autor, Pablo Fernández, profesor de Dirección Financiera del IESE, afirmaba que “el valor de los escudos fiscales depende únicamente de la naturaleza del proceso estocástico de los aumentos netos de la deuda (…) En concreto, el valor de los escudos fiscales en un escenario sin costes de apalancamiento es la tasa fiscal por la deuda corriente, más la tasa fiscal por el valor actual de los aumentos netos de la deuda”. Hemos de apuntar que los expertos no se ponen de acuerdo sobre cómo calcular los escudos fiscales. No obstante, nosotros, para mayor claridad, destacaremos algunos:

  • Anticipos a proveedores por compra de mercancía nacional o de importación, arrendamiento de inmuebles o publicidad.
  • Compra de inventarios.
  • Inicio de depreciación de activos fijos.
  • Modificaciones al cobro de rentas regalías, etc. entre empresas relacionadas
  • Reinversión de la recuperación de seguros.
  • Arrendamiento puro o financiero de equipo.
  • Aportaciones a Fondos de Pensiones o reembolsos del mismo.
  • Depreciación por doce meses.
  • Adaptaciones al activo fijo.
  • Erogaciones por instalación  de activos.
  • Herramental a través de un “Fondo Fijo”.
  • Adquisición de “Software”.
  • Mejoras no permanentes en inmuebles arrendados.
  • Contrato de compra a futuro de dólares (Forward)
  • Ventas en abonos.

El escudo fiscal ha sido utilizado por países como Francia para proteger grandes fortunas. En este sentido, cabe recordar la medida tomada por la Asamblea Nacional francesa en junio del 2011 para que las grandes empresas tributasen menos al fisco. Aquella medida fue muy criticada por la oposición francesa que vio en ella un “regalo a los ricos”.

Foto: gaelx