¿Cuál es la función de un vicepresidente en una empresa?

El vicepresidente es el cargo de mando que tiene como función prestar apoyo incondicional al presidente y ser sustituto de éste en caso de ausencia. Se puede decir que es el más fiel escudero del presidente y que se postula así como el futuro sustituto del presidente en caso de que éste no pueda ejercer sus funciones de mando.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, el vicepresidente es la “persona que hace o está facultada para hacer las veces del presidente”. Así, podemos afirmar que el cargo de vicepresidente está directamente relacionado con el de presidente, pues se encuentra justamente por debajo de éste en la jerarquía de la empresa y sus funciones son susceptibles de ser modificadas en tanto en cuanto el presidente de la compañía se halle o no disponible. En caso de ausencia o indisponibilidad, será el vicepresidente el que se haga cargo de todas las funciones que estaban asignadas al presidente. El cargo de vicepresidente actúa de la misma manera tanto en una empresa privada como en un Estado.

Las funciones del vicepresidente de una empresa

El vicepresidente siempre estará disponible para el presidente. Se puede decir que es la mano derecha de éste y deberá apoyar todas las decisiones que tome como el cargo más alto de la cúpula dirigente. La dirección de una empresa está enfocada hacia la obtención de beneficios. Por eso, será el presidente quien, en calidad de dueño y señor de una compañía, cierre acuerdos comerciales o institucionales con el fin de mejorar el posicionamiento de una empresa. Dentro de esta función, el vicepresidente tiene un papel clave a la hora de prestar apoyo a las decisiones del presidente. El seguimiento de una línea de actuación u otra por parte de este cargo es de vital importancia para que la empresa siga un mismo patrón. Así, en ausencia del presidente, los estatutos de la empresa, sus principales objetivos, sus políticas más influyente y todo cuanto determine y define a dicha formación no han de ser modificados en absoluto. La función del vicepresidente es mantener el mismo rumbo que había marcado el presidente hasta el momento. Únicamente, los cambios de estrategia son aceptables cuando la empresa se encuentre en un momento crítico en caso, por ejemplo, de bancarrota.

Se puede decir que el vicepresidente es el más fiel escudero del presidente. Por lo que su elección está directamente relacionada con las simpatías que despierte en éste. No obstante, la convivencia en centros de poder puede corromper a las personas y modificar su conducta, por lo que no es de extrañar que haya casos de rebeldía por parte de los vicepresidentes ante lo que los presidentes manden. No obstante, estos casos son más que minoritarios. El vicepresidente se postula así como el futuro sustituto del presidente en caso de que éste no pueda ejercer sus funciones de mando.

Foto: agecombahia