Código de comercio ecuatoriano

El código de comercio ecuatoriano rige las obligaciones de los comerciantes en sus operaciones mercantiles, y los actos y contratos de comercio, aunque sean ejecutados por no comerciantes. Entre sus artículos podemos destacar la definición de comerciantes (personas capaces de ejercer el comercio) o los diferentes actos de comercio.

El principal objetivo de todo código de comercio consiste en reglamentar y regular las relaciones mercantiles. En torno a esta actividad se han desarrollado toda una serie de normales legales cuyo principal fin es poner límites al libre albedrío en el sistema comercial. De esta manera, se establece un marco legal en el que los diferentes agentes mercantiles han de moverse, pues aunque estamos ante una época de plenitud librecambista, no todo vale en el comercio. Aquí trataremos y describiremos brevemente el código de comercio ecuatoriano.

Código de comercio ecuatoriano

El primer artículo del código de comercio ecuatoriano afirma que su cometido es “regir las obligaciones de los comerciantes en sus operaciones mercantiles, y los actos y contratos de comercio, aunque sean ejecutados por no comerciantes”. Además, a lo lago del documento que regulan dichas relaciones se establecen una serie de aclaraciones y definiciones sobre, por ejemplo, quiénes son los comerciantes (“personas naturales y jurídicas, nacionales y extranjera, domiciliadas en el Ecuador, que intervengan en el comercio de muebles e inmuebles, que realicen servicios relacionados con actividades comerciales, y que, teniendo capacidad para contratar, hagan del comercio su profesión habitual”, o lo que es lo mismo, “personas capaces de ejercer el comercio”), cuál es el capital mínimo para declararse como tal (30.000 sucres para las Cámaras de Comercio de Quito y Guayaquil; 8.000 para Cuenca, Manta y Bahía de Caráquez; y 5.000 para el resto de cantones), o los actos de comercio, entre los que aquí mencionamos la compra-venta de bienes muebles, la compra-venta de establecimientos de comercio, la comisión comercial, las empresas dedicadas al sector servicios (bares, tiendas, bazares, etc.), el transporte, el depósito de mercancías, el seguro, todo lo relacionado con letras de cambio, operaciones financieras o bursátiles, la construcción de edificios, la asociación de armadores, etc.

Es importante señalar que el código de comercio ecuatoriano fue firmado en 1960, durante el mandato de José María Velasco Ibarra, y que inauguró uno de los periodos políticos más inestables del país sudamericano. El pasado 12 de enero se mantuvo una importante reunión para la modificación de este reglamento (el código de comercio ecuatoriano), que lleva inalterado desde su aprobación. Entonces, el líder asambleísta, Fernando Cáceres, junto con el Catedrático en Comercio Exterior, el Dr. César Dávila Torres, elaboraron una documento solicitado a la Comisión de Desarrollo Económico, Productivo y la Microempresa una renovación del código de comercio, el cual puede abrir muchas puertas al desarrollo económico de Ecuador.

Foto: yamilsalinas