Características del activo, del pasivo y del capital

El activo, el pasivo y el capital son tres conceptos de gran importancia para comprender el funcionamiento de una empresa. En primer lugar, el activo es todo aquel ente beneficioso para la empresa. En segundo lugar, el pasivo es toda deuda u obligación que contrae la compañía para desempeñar su actividad. Y en tercer lugar, el capital es el dinero que posee la empresa para llevar a cabo un modelo de producción.

En el post de hoy comentaré cuáles son las características del activo, del pasivo y del capital. Los tres términos son de vital importancia para la contabilidad de una empresa, de ahí que hoy nos centremos en definir sus rasgos principales. Para ello, nos hemos basado en el Plan General de Contabilidad (PGC), texto que regula la contabilidad de las empresas en España y que está en vigor desde el año 2007, a través del Real Decreto 1514/2006 del 16 de noviembre, que posteriormente fue modificado por el Real Decreto 1515/2007 de 16 de noviembre para adaptarse a las Normas Internacionales de Información Financiera de la Unión Europea.

El dinero, un elemento imprescindible en toda empresa

Comencemos, entonces, por el activo. Según este documento, los activos son aquellos “bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultantes de sucesos pasados de los que se espera obtener beneficios o rendimientos económicos en el futuro”. Así pues, la principal característica del activo es la capacidad de beneficio que tiene para la empresa. Además, son susceptibles de ser utilizados para disminuir los pasivos o para conseguir otros activos (mediante el cambio o la venta). En este sentido, cabe recordar que el dinero en efectivo es el único activo que puede ser canjeado por otro activo de manera directa. Entre los activos tenemos los siguientes tipos: activo corriente, no corriente, financiero, fijo, intangible, subyacente o funcional.

En segundo lugar, hablaremos de los pasivos. Estos se pueden definir como las deudas que tiene una empresa o las obligaciones que contrae para llevar a cabo su actividad. Dichos pasivos son financiados con los activos que la empresa genera. Las Normas Internacionales de Contabilidad establecen que los pasivos son aquellos que conllevan una obligación contractual (bien sea a través de la reposición efectiva de un activo o mediante el intercambio de activos) y la posibilidad de ser liquidado mediante capital. Llegados a este punto, considero muy oportuno desarrollar con mayor profundidad el tercer punto que nos traía hasta aquí: el capital.

Según el Plan General de Contabilidad, el capital constituye uno de los nueve grupos en los que se divide el plan de empresa. El capital se halla dentro del apartado de financiación básica y puede contemplarse como capital social, como fondo social, como capital o como desembolsos y/o aportaciones de los socios. Junto con la mano de obra y la infraestructura, es uno de los tres pilares que constituyen los factores de producción.

Foto: archim