Análisis vertical estados financieros

El análisis financiero cuenta básicamente con dos herramientas con las que analizar e interpretar los estados financieros. Al fin y al cabo, la tarea que tenemos por delante consiste en determinar el peso proporcional, debe expresarse en porcentajes, que tiene cada cuenta dentro del estado financiero que hemos analizado.

El análisis vertical de los estados financieros es muy importante para hacernos una idea de si una empresa está realizando una distribución equitativa y de acuerdo a las necesidades financieras y operativas. Pongamos como ejemplo una empresa que tenga unos activos totales por 10.000 € y su cartera sea de 1.600 €. Tendría el 16% de sus activos en cartera, y eso puede tener que ver con problemas de liquidez o con una mala gestión.

El objetivo del análisis vertical es determinar que tanto por ciento representa cada cuenta del activo dentro del total del activo, se debe dividir la cuenta que se quiere determinar, por el total del activo y luego se multiplica por cien. Un ejemplo, el total del activo es 400 y el disponible es 40, tendríamos (40/400)*100=10%. El disponible representaría el 10% del total de los activos.

Supongamos el siguiente balance general, totalmente improvisado e inventado para este post. Me gustaría dejar muy claro que no hay reglas que se puedan generalizar, aunque sí hay pautas que nos permiten ver si la situación que atraviesa nuestra empresa es negativa o positiva.

Analisis vertical estados financieros

Analisis vertical estados financieros

Por ejemplo, el disponible en caja y bancos no es demasiado representativo. De hecho, no es muy recomendable disponer de una gran cantidad en efectivo si no está generando. Lo más seguro es contratar depósitos a corto plazo, si prevemos que necesitaremos el dinero en un futuro a corto plazo. También es cierto, que hay empresas que debido a su objeto social están obligadas a mantener altas cuantías económicas con las que responder en determinados momentos (aunque esto último no es una norma general).



En cuanto al dinero invertido, nunca supondrá un problema siempre que las inversiones sean rentables. No es preocupante que suponga un porcentaje importante. En el caso del ejemplo, estamos ante una empresa que dedica más del 30% de sus activos a invertir.

Por el contrario, una de las cuentas más peligrosas e importantes es la de clientes, en ella se registran las ventas realizadas a crédito. En los tiempos de crisis económica que estamos viviendo hay muchos impagos, y esto es dinero que la empresa aún no ha cobrado, pese a que adelante algunos impuestos como el IVA de las facturas y otros gastos como la propia producción o compra de materiales. Es importante que haya un equilibrio entre lo que la empresa recibe y lo que gasta, en el contexto de crisis que vivimos sirve de ejemplo empresas de materiales de construcción que han “vendido” millones de euros en materiales que probablemente no cobren en varios años (sus clientes están en suspensión de pagos), se ven arrastrados porque tienen un problema de falta de liquidez con la que pagar trabajadores y proveedores. Unos problemas financieros que se podrían haber evitado si hubieran seguido una política de clientes adecuada.

En inventarios debe representarte estrictamente lo necesario. Las empresas de servicios apenas tienen inventarios.

Los activos fijos son los bienes que la empresa necesita para poder funcionar con normalidad (maquinaria, terrenos, edificios, equipos, etc.), y en empresas industriales y comerciales, suelen ser representativos.

En cuanto a los pasivos, es importante que los pasivos corrientes sean poco representativos y deben ser mucho menores que los activos corrientes.

También es posible hacer un análisis vertical de los estados financieros mirando el balance general, se sigue el mismo proceso, se debe determinar qué porcentaje representa un concepto respecto al total de ventas.