Acciones y su valorización

Una acción representa una parte alícuota del capital social de una empresa y puede valorarse empleando el método FCL (flujo generado por la compañía que está disponible para distribución), esta técnica es la de mayor relevancia para determinar con gran aproximación el valor de las acciones de una compañía y por lo tanto de su valor total.

Como bien sabemos una acción representa una parte alícuota del capital social de una empresa, significando la propiedad que una persona tiene de una parte de esa compañía. Por lo general estos derechos pueden ser trasmitidos libremente en mercado conocidos como “mercados de valores”, salvo acciones especiales que tienen un tratamiento particular.

Las acciones ordinarias o comunes son aquellas que representan una participación en la propiedad de una compañía, confiriéndole a los propietarios de las mismas derechos y obligaciones, por ello se dice que las acciones son representativas de activos y pasivos a la vez. Son un derecho que tienen los accionistas sobre los activos de la empresa, sólo después de satisfacer otros derechos ( empleados, acreedores, bonistas, etc).

Una característica de las acciones comunes es que se limita la pérdida máxima al importe invertido en ellas, además tienen derecho a voto y el rendimiento en el período de tenencia proviene por un lado por la diferencia del precio al final de dicho período (ganancia de capital), y por el otro por cualquier dividendo en efectivo o acciones recibidos durante el citado período.

Pero estas no son todas las acciones que se presentan en el mercado, hay también acciones preferentes, las cuales tienen prioridad sobre los dividendos respecto de las comunes, generalmente incluyen una cuota de dividendos fija y a la vez tienen un valor de liquidación estipulado. No tienen fecha de vencimiento.

Se distinguen de las comunes por recibir un dividendo fijo, el cual incluye un dividendo normal más un porcentaje, por lo general no tiene derecho a voto y tienen la característica de ser acumulativas, situación que les permite pagar obligatoriamente dividendos no pagados (atrasados) junto con los dividendos actuales.

Las acciones de trabajo también forman parte de este juego de inversión, aunque no pueden ser adquiridas por el común de los inversionistas, en caso de liquidación tienen prioridad sobre las acciones comunes.

Se emplean dos tipos de análisis para determinar la expectativa de una acción el “fundamental”, basa su estrategia en que la cotización de una acción es la sumatoria del valor presente neto de los dividendos esperados más los beneficios actuales y agregando las expectativas de crecimiento de esta acción; este tipo de análisis considera además que existen factores claves que influyen en la valorización de las acciones como pueden ser el tipo de interés, las expectativas de crecimiento del sector del cual forma parte la empresa y el riesgo inherente a esta inversión.

El análisis fundamental basa su estudio en la causa del movimiento de la bolsa de valores, empleando herramientas tales como los estados financieros actualizados y proyectados, pronósticos de los negocios y sus flujos de efectivo.

Por su parte el análisis técnico, indica que el mercado ofrece la suficiente información para poder así predecir sus tendencias, para de esta manera analizar las fuerzas que influyen en los mercados y su impacto en el precio de las acciones.

Este sistema de análisis es complementario al fundamental y se basa en precios no en datos, señalando que los mercados se mueven siguiendo determinadas tendencias, estudiando el efecto de la oferta y demanda en el mercado y si ello permitirá cambios en los precios.

Ahora veremos como se valoran las acciones empleando el método FCL (flujo generado por la compañía que está disponible para distribución), esta técnica es la de mayor relevancia para determinar con gran aproximación el valor de las acciones de una compañía y por lo tanto de su valor total. El método consiste en obtener el valor actual de los flujos de caja libres que se generarán en el futuro, todos ellos descontados a una tasa denominada costo de capital o costo de oportunidad (el cual puede ser el WACC o Costo Promedio Ponderado de Capital).

Podemos así representar

FCL = FCB – IB

Donde:
IB = Inversión Bruta
FCB = UAII – T + D
IB = INV. En KT + INV. En AF + INV. Neta en otros activos

Para ilustrar este punto presentó a continuación un simple ejemplo: la compañía Smallsquid S.L. dedicada a la edición de contenidos, proyecta proyecta obtener UAII (Utilidad antes de intereses e impuestos) para el año 2009 por un valor de 8,550 Euros, a la vez estima un incremento del 10% en inversiones de capital de trabajo, activos fijos y gastos de depreciación. La tasa de impuestos es del 30%. Lo que queremos es hallar el FCL para los años 2008 y 2009 (valores proyectados).

La UAII para el año 2008 será equivalente a 7,500, esto menos los impuestos de ley e incrementando la depreciación no da un FCB de 13,500 Euros; ahora para hallar el IB debemos restar la inversión en capital de trabajo y la inversión en activo fijo con lo cual el IB será de 12,000 Euros. Teniendo estos dos valores podemos calcular el FCL para el primer año sólo restando: FCL = 13.500 – 12,000 = 1,250 Euros. Para el año 2009 empleamos el mismo procedimiento, con lo cual el FCL resultará en 1,385 Euros.

Exite otro factor a tomar en cuenta en la valoración de acciones y es el denominado valor residual (VR), Para obtener dicho valor debemos proyectar el último FCL encontrado el que multiplicará al factor (1+g) siendo “g” la tasa media esperada de crecimiento del FCL. Según este método el VR al final del horizonte de valuación será: VR = FMn-1/k-g = FMLN x (1+g)/k-g donde para hallar “g” tenemos: g = b x ROE donde:

n = horizonte de valuación.
k = costo ponderado de capital.
g = tasa media esperada de crecimiento del FCL.
b = tasa de inversión neta proyectada (razón de ret.).
ROE = Rendimiento sobre la inversión proyectado.

Así con estos datos obtenemos el valor de la compañía que esta dado por el valor de los activos operativos el cual será igual al valor presente de los FCL estimados para el horizonte de valuación más el valor presente del valor residual (VR). Los valores presentes se encontrarán mediante el descuento a la tasa de costo de oportunidad WACC. Estos nos lleva a deducir el valor de las acciones de la compañía que viene dado por el valor de la empresa menos el valor de su deuda.

Ya hay 1 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

Dejar un Comentario